Recordando al presidente Frank

Quien de nosotros no recordará al clásico Frank en una de sus múltiples presentaciones: “Pónganse de pie todos los socios(as) que tienen cinco años como rotarios, 10, 30 o 40. ¿A cuántas Convenciones de Rotary han asistido? ¡Gloria Rita y yo hemos asistido a más de 40!” O la más clásica: “Dame una tarjeta” y te daba una de las suyas (tengo una enfrente mientras escribo estas líneas) y un limpia lentes color verde que siempre era muy útil. Pero más que eso, siempre con afecto y con una sonrisa. Era su trade mark.

Conocí a Frank Devlyn hace casi cuarenta años; fue en los 80, en una conferencia de mi distrito en Ensenada, mi ciudad. Yo iba para gobernador y Frank se encaminaba a ser director de Rotary International. Felizmente coincidimos sus gobernadores mexicanos de la Generación 1987-1988, su hermano Jesse (QEPD), Gilberto Allen, Braulio Zavala, Jorge Octavio Martínez, José Ralero, Juan José Villarreal, Fernando Estébanez, Alfonso Villaseñor, y yo, todos con Frank como nuestro director.

Frank era de los grandes. A esa generación nos tocó trabajar juntos en la primera y exitosa campaña de recaudación de fondos para el naciente programa de erradicación de la polio. Fue en esos años que, como director y en conjunto con el presidente Charles Keller y el vicepresidente Roberto Valentin, gestionaron la adquisición del edificio One Rotary Center en Evanston, hoy sede de nuestra organización. Se decía siempre haber sido secretario de Carlos Canseco.

Empresario exitoso, reconocido en México y en el mundo. Recordaba siempre a su padre y a su madre. Al lado de su querida Gloria Rita y sus tres hijas Melanie, Jennifer y Stephanie; junto con sus hermanos Jesse y Patrick, ha dejado un legado inigualable.

Su gran pasión fue la vida, su familia, su empresa y su Rotary. Fundador de la revista Rotarismo en Mexico y Regala una buena visión, escritor e impulsor del crecimiento de Rotary y los socios honorarios.

Recuerdo que fue en 1998 cuando contendió por la presidencia de Rotary. Ese año estábamos próximos a celebrar el Instituto de la Zona en Guadalajara y vendría el entonces presidente electo Carlo Ravizza, italiano que había nombrado a Frank en el año 2000, chairman de la Convención en Buenos Aires, Argentina. En ese mes de agosto, Frank fue elegido presidente de RI y estuvo con nosotros en el Instituto de Guadalajara. Fue un gran momento para el rotarismo mexicano, de la región y del mundo.

Crear Conciencia y Tomar Acción, fue su lema como presidente. Era su indicación al mundo. Su presidencia trajo a Rotary un respiro de aire fresco y su optimismo capturó a la comunidad rotaria del mundo, culminando con su Convención en San Antonio, Texas, EUA.

Siendo presidente, un día estaba invitado a visitar mi distrito y me llamo: “Voy a Mexicali pero primero voy a Los Ángeles, te invito”. Y así sucedió. Después de una gran recepción, una cena en Los Ángeles viajamos en mi auto a Mexicali, pero había olvidado su abrigo nuevo de cashmere en el hotel y siempre me decía: “Si algún día te veo con un abrigo que te queda grande, ya verás”.

Motivador sinigual y siempre solicitado en los escenarios de Rotary por su entusiasmo y su obra. Escribió su omnipresente multilogia Frank habla y nos movió. Sembró en Rotary y en los que tuvimos la fortuna de conocerlo, su amistad y su férreo propósito que el siempre logró: cambiar con los tiempos.

Gracias Frank, por ser.

– Francisco Creo
Exdirector de RI

Artículo originalmente publicado en la Revista Rotary en México Edición Julio Agosto 2020 No.45

Comments 1

  1. Si, Frank Devlyn fue una persona fantastica, que amava la gente y el planeta. Mucho tiengo a agradescer su Forewords a mi libro ENTREPRENEURING SUSTAINABLE TOURISM.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.